Por Emiliano Ramirez

Reseña: Radiohead -2015- A Moon Shaped Pool

Mayo 9, 2016  |  Sin Comentarios

Puntaje

4/5

Muy Bueno

Artista: Radiohead

Sello:

Manzanas: Rating

Después de 5 años, Radiohead volvió a editar un nuevo disco.

La expectativa que genera Radiohead con la salida de un nuevo disco es siempre muy grande. Por un lado están (o estamos) los fanáticos que consumen cualquier noticia vinculada con la banda, una foto, video o alguna pista que nos muestre algo de su nueva música. Y por otro, se encuentra la gente que se cansó de la banda pseudo-intelectual y dicen que se quedaron sin ideas o que “simulan” serlo, pero todo el mundo sabe que son los primeros en escuchar el disco nuevo (pero esa gente escucha y aman a Aphex Twin…).

Para un fanático siempre es difícil buscar la objetividad. Ya sea en fútbol, política o música. Y este es mi caso.

The King of Limb, editado en el 2011, fue muy confuso. Quiso ser una mezcla entre OK Computer y Kid A y se quedó a mitad de camino. Pero estos 5 años vinieron muy bien.

A Moon Shaped Pool está compuesto por 11 canciones, con una particularidad: más de la mitad de las canciones ya se habían tocado en vivo o filtrado por algún lado. Lo bueno es que los arreglos si son inéditos. “True Love Waits“, por ejemplo, está incluida en el disco en vivo I Might Be Wrong: Live Recordings del 2001. “Burn the Witch” ha venido perfeccionándose desde la época del disco Hail to the Thief de 2003.  Otras composiciones ya eran conocidas como “Identikit“, “Ful Stop” y “Silent Spring“,aunque ésta última con el título “The Numbers“.

Lo de las canciones es un dato de color, porque el disco suena como tal, con un sentido y una coherencia. Las canciones tienen mucho de Jonny Greenwood con muchos arreglos de guitarras y de cuerdas. Esto último es quizás el punto que más llama la atención porque no es un recurso que Radiohead explotara en sus otro discos. A tal punto que los dos primeros sencillos “Burn the Witch” y “Daydreaming“, se apoyan en las cuerdas como base constante (sobretodo “Burn the Witch“).

El disco regala momentos hermosos en “The Numbers“,”Presenst Tense” o “Tinker Tailor Soldier Sailor Rich Man Poor Man Beggar Man Thief“. En este último podemos apreciar una pequeña influencia de James Bond.

Pero más allá de momentos altos y medios el disco es una escucha obligada, no solo para los fanáticos de la banda, sino para los que gustan de la música ya que A Moon Shaped Pool es mucho más amigable que The King of Limb.