Por Cristián Lagiglia

MASSACRE: Presentación de BIBLIA OVNI con USTED SEÑALEMELO & FURIA N8 29/08

septiembre 2, 2015  |  Sin Comentarios

Antes de que la BIBLIA OVNI de Massacre alucinara cerebros en el N8 hubo dos trompadas musicales que se encargaron de avivar la llama. Usted Señálemelo, que hace rato dejaron de ser revelación, repasando en un set corto y preciso su primer disco y apoyados en una base demoledora de bajo (Yuyo Iglesias) y el desquiciado beat de Lucca Beguerie Petrich dejaron humeante el escenario para los experimentados Furia, al comando del interminable Miguel Conocente y sus mil maneras de arruinarte el cerebro con el sonido de su Les Paul. Dos propuestas a la altura de lo que todos estaban esperando.

Cerca de las dos de la mañana el ovni aterrizó. Enfundado en un ¿poncho? Inapropiado para el calor imperante, el histórico e histriónico Wallas con un simple: “Hola somos los Massacre” dejó en claro porque es, sin dudas, el frontman más carismático del rock argentino. Arrancaron con el tema que abre su último disco, Mi Amiga Soledad y después sobrevino el desmadre. Suenan tan ajustados y claros que lo que tienen de post punk también han capitalizado de mainstream. La gente coreó los temas del nuevo disco como si ya fueran clásicos y no hubo diferencias entre el mantra de “los niños entran, los hombres no” de La Nave y los coros eufóricos de Tanto Amor”. Mosh, pogo, besos y abrazos se mezclaban mientras Wallas hacía una encuesta a boca de urna para saber que pensaba la gente de Nissman o Chano, todo en plan comedia y con la anuencia de todos.

La banda hace pié en las violas quirúrgicas del Tordo y se sostienen en la base de Luciano y Charly pero fue un bálsamo escuchar la segunda viola de Fico, muy profunda y con matices, y se destacó la intervención en varios temas nuevos del la percusión a cargo de Marco Antonio.

Sin guión aparente, el ovni, rindió homenaje a tres aliens de la música y entonces, en versiones soberbias, pudimos disfrutar de La Excepción de Gustavo Cerati, Ana no duerme de Almendra y el final apoteótico con Rape me de Nirvana.

Los Massacre ya juegan de local en Mendoza y sería oportuno poder verlos en algún lugar de mayores dimensiones para ver la real convocatoria de la banda, ante un público que ante el primer sonido que emanan ya les rinde pleitesía. Y eso que el noventa por ciento de los pibes que atestaron el N8 el sábado ni siquiera habían nacido cuando se creó Massacre Palestina a mediados de los oscuros ochenta.

Fotos: Luis Guiñazú Fader

Galería de fotos