Por Emiliano Ramirez

MendoRock, un festival con mentalidad menduca

enero 7, 2015  |  Sin Comentarios

Esta es solo una opinión personal, no desde el medio Manzana Latente, si no desde mi persona.

El MendoRock comenzó allá por el 2004 en el anfiteatro César Plástina del departamento Rivadavia, con una primer edición un poco fallida, ya que el público no acompañó en gran medida, quizás por la lejanía.

La propuesta era simple: juntar en una jornada a las mejores bandas de la escena local, con las pretensiones de todo gran festival, buen sonido, también el escenario, y comodidades para las bandas de Mendoza. En ese momento se presentaron : Parió la Choca (cerró esa noche) y antes, en sets de casi media hora cada uno, tocaron los Chancho Va (Godoy Cruz), Hormigas Negras (San Carlos y Las Heras), Vaktor (Maipú), Santos de Fuego (San Martín), X Teléfono (San Rafael), Cazanalgas (Ciudad), Y Edward Platt como El Jefe (Guaymallén) y Grassa eMoto (San Carlos).

Si bien la idea estaba buena, había que darle una formato más pretencioso, para que la gente acompañara y pudiera disfrutar de las grandes bandas que hay en nuestra provincia.

En el 2006, se sumó la presencia de dos bandas nacionales como aditivo: Los Tipitos y David Lebón (en ese momento radicado en Mendoza). También se cambió la locación que fue utilizada hasta la edición del 2013: el hermoso teatro Gabriela Mistral.

Con cada edición, la polémica se iba instaurando, sobretodo con el crecimiento de las redes sociales donde se veían plasmadas la postura de la audiencia y, sobretodo, los músicos.

En un principio se tomó una buena decisión, que consistía en dejar de convocar bandas “nacionales”, con el fin de concentrarse solamente en las locales. Los músicos se postulaban, se conformaba un jurado y se elegían las “ganadoras” para participar de esa edición.

El público también fue creciendo, aunque nunca llegó a conformar una gran cantidad, teniendo en cuenta que la entrada es libre y gratuita.

Cómo todo gran festival que se desee organizar, hay que asumir las responsabilidades correspondientes, más cuando este año se celebra la décima edición del MendoRock.

¿A qué me refiero con responsabilidades?

Si tenemos en cuenta que el festival ya tiene muchos años de realización, que se logró ofrecer un excelente puesta en escena, con un sonido consecuente al evento, y que las bandas puedan tener una remuneración económica acorde, la x de la ecuación radica en un pequeño punto: La convocatoria.

Para lograr que el público se acerque se debe tener en cuenta qué es lo que desea del mismo.

Sonido, escenario y marco son muy importantes. Estos 3 puntos (con sus pormenores), se cumplen. Pero lo primordial sigue siendo quienes utilizan estos 3 puntos.

Un evento que intenta juntar lo mejor de la escena local, no puede decidirse por un sorteo o un jurado que evalúa papeles y 2 canciones sin tener en cuenta el vivo y el recibimiento del público. Bandas como La Skandalosa Tripulación, Mariana Päraway, Leandro Lacerna, Chancho Va, Arcangel, Fauna, LNG, Inquilinos D Mentes, Usted Señálemelo, Goy Karamelo, Choco Güon, Vinderman (y muchas otras que me estoy olvidando) deberían ser invitadas, sin la necesidad de tener que llenar un formulario. Sobretodo cuando muchos han editado discos nuevo este año y han convocado en cada show. La recompensa no tiene que ser para la banda seleccionada, si no para el público. Se puede dejar un cupo para 4 bandas por días que ingresan por el medio de selección actual: presentación de carpeta y proyecto. Las mismas deberán abrir el festival siendo una recompensa, en este caso, a las bandas que trabajan.

Haciendo un paralelismo exagerado y por ahí sin sentido, el line up de festivales como Coachella, Lollapalooza, Cosquín Rock y demás, no se realiza por sorteo, se tiene en cuenta qué es lo que convoca en ese momento. Si se hace algún concurso para elegir un par de bandas que se GANAN el derecho a participar del festival.

En este sentido, seguiría la misma disputa de por qué hay bandas que se repiten año tras año. Aunque la respuesta sería sencilla: convocan, es lo que musicalmente se está moviendo en la provincia ¿Cuantas veces hemos visto el nombre de Las Pelotas, Charly, Fito en el festival que se realiza en Córdoba?

A que voy con todo esto. Si desde Cultura se hace un gran esfuerzo estructural y económico para realizar el mejor festival de bandas locales, que se vea reflejado en el público asistente. Y la única manera de lograrlo es armar un proyecto que se tenga en cuenta el deseo del público, no de las bandas. Porque en definitiva, si la idea es premiar con dinero a las bandas, se pueden armar más proyectos para co-financiar la grabación de un disco o la edición del mismo, promover a las bandas de la provincia por el resto de Argentina, etc.

En definitiva, siempre va a haber polémica, y nos quejamos de la mediocridad del festival cuando estamos afuera, y nos quedamos callados para quejarnos al otro año si estamos adentro.

Talento en nuestra provincia sobra, lo que falta es auto-crítica y una decisión clara para poder llevar las bandas y el festival al público y no quedarse en este intento de “premiación” a las bandas.

EMILIANO RAMIREZ

Foto: Luis Guiñazú Fader – La Skandalosa Tripulación – 2015