Por Jo Thomatis

Bandas Prohibidas en la Historia – Parte I

octubre 1, 2014  |  1 Comentario

En la historia de la humanidad, desde que existe la noción de música, y desde que prevalece la codicia entre los hombres, existe también la censura. Este espacio será aprovechado para repasar aquellos momentos de la historia en que los intereses políticos, económicos y morales de grupos poderosos prevalecieron sobre la expresión artística de algunos músicos.

En la entrega de hoy, el tema son las bandas prohibidas por la URSS. En el año 1985 el comité de Komsomol de Ucrania lanzó un documento interno en el que se listaba aquellas bandas consideradas perjudiciales o no alineadas con el modelo comunista que imperaba entonces.

En dicho documento figuraba un listado de artistas muy distintos entre sí, reconocidos a nivel mundial, y que por alguna razón el régimen comunistas de Ucrania consideraba vetados de la música que se permitía escuchar al pueblo. Al lado del nombre de cada artista aparecía la razón por la cual se lo censuraba.

Entre los distintos músicos destacados en el documento se encontraban grandes bandas del rock como Pink Floyd, Sex Pistols, Kiss, entre otras. Pero una particularidad de esta “circular secreta” es que en ella también figuran artistas que uno jamás imaginaría que podrían perturbar los ideales de la Unión Soviética: es el caso, por ejemplo, de Julio Iglesias y Tina Turner; dos íconos del pop que se caracterizan por sus letras inofensivas y comerciales.

List_of_Bands_USSR_1985

Listado de bandas prohibidas

A Julio Iglesias se lo vetaba por neofascista, aunque después de investigar un poco las letras de sus canciones, lo más “violento” o “amoral” que se encuentra es esto:

“Confieso que a veces soy cuerdo y a veces loco
Y amo a la vida y tomo de todo un poco
Me gustan las mujeres, me gusta el vino
Y si tengo que olvidarlas, bebo y olvido”

Julio Iglesias (fragmento de “Soy un Truhán, Soy un Señor”)

JulioIglesias-04

No sólo el fascismo o las ideas capitalistas eran mal vistas por el partido comunista de Ucrania, sino que también condenaban el erotismo y las apologías sexuales. A Tina Turner se la censuraba por la “sensualidad” de sus canciones.

tumblr_mhx4o550tf1rpqdi8o1_1280

Pink Floyd fue una banda en la que las ideas del partido comunista se apoyaron durante mucho tiempo, sobre todo por su tinte izquierdista y humanitario. Pero se convirtió en una banda censurada en la URSS a partir de la letra de su canción “Get Your Filthy Hands Off My Desert” en la que dicen que, bajo órdenes del secretario general del partido, los comunistas agredieron a Afganistán.

“Brezhnev took Afghanistan.
Begin took Beirut.
Galtieri took the Union Jack.
And Maggie, over lunch one day,
Took a cruiser with all hands.
Apparently, to make him give it back”

Pink Floyd – The Final Cut

Por otro lado, el punk y la violencia fueron totalmente rechazados por el comunismo, a pesar del poder revolucionario de este movimiento tan particular. Bandas como Sex Pistols, Depeche Mode, Clash y otras fueron inmortalizadas en esta lista de censura de 1985.

La lucha más grande que tuvo el comunismo fue contra The Beatles y los Rolling Stones, dos bandas que arrasaban con los escenarios mundiales y que volvían loco al público tanto de los países capitalistas como los comunistas. Uno de los rumores más fuertes de los fanáticos de los Beatles asegura que a mediados de los 60 la banda visitó Rusia en secreto y dieron un concierto para los hijos de altos cargos del Partido. Los defensores de esta teoría afirmaban que la letra de ‘Back In The USSR’ era una referencia por parte de Paul McCartney a este viaje.

Se cree que la razón por la cual la Unión Soviética quiso “cuidarse” de dejar caer a sus jóvenes en la euforia creciente del rock, fue porque este género musical traía consigo ideales capitalistas y nuevos valores que ayudaban a debilitar las fuerzas del régimen.

Para paliar el efecto del rock en la población, se crearon discotecas organizadas por las Juventudes del Partido Comunista, a lo largo de los años 70 y 80. En estas discotecas se podía disfrutar del rock, bailando y tomando alcohol, sólo después de presenciar un discurso de una hora acerca de los beneficios del comunismo. Con el tiempo, se fueron perdiendo los discursos y quedó sólo la música y el alcohol. Y no sólo eso: además, para atraer a más jóvenes, se comenzaron a reproducir en las discotecas los discos prohibidos por el partido.

Conclusión: la expresión artística rompe con  cualquier tipo de barreras.