Por Noticias Manzana Latente

Tercera parada del viaje interminable

octubre 17, 2011  |  Sin Comentarios

Siguen los días nublados y fríos, sigo recluida en este rincón donde se encuentra la computadora, extrañando la máquina de escribir después de haber hablado con Vic sobre las tintas que venden en la galería San Martín, después de recordar el sonido de las teclas, el movimiento de los caracteres yendo y viniendo de la matriz al papel y viceversa, la palanca que hay que activar manualmente para cambiar de línea, los empastes de letras y las puteadas al aire por haberme equivocado en una letra, cuyo único remedio es superponer varias otras para que no se entienda el error original.

Tendré que conformarme con la computadora, que tiene sus ventajas, pero que carece de los encantos de lo completamente analógico. Deberé pegarle algunas calcomanías de esas que tienen relieve, brillos, colores y todo eso que le falta a estos últimos días de la semana. Maldito invierno, no nos dejará en paz hasta que me dé la faringitis anual reglamentaria. No la quiero llamar fumándome unos cuantos cigarrillos, hace mucho tiempo que no lo hago para no andar empastillándome otra vez, pero lo haría si supiera que eso ahuyentaría las bajas temperaturas y me dejaría convertirme nuevamente en la putita trash que deambula con soltura y el pelo empapado por la sombra.

Oh, a mi memoria viene una obligación que me llevará a levantar el trasero de la cómoda y cálida silla para agarrar mi campera adquirida de unos religiosos (esos que solían ser baratos pero después de popularizarse les gustó ponerse una careta y cobrar más cara la ropa que la gente les dona) y salir hacia esta primavera mutante a tomarme el 54, luego de atravesar la única plaza que se reconoce con solo decir “plaza” (¿o es mambo mío que a la Independencia sólo se la señala por su designación y no por su nombre?).

No espero demasiado, el frío no llega a calarme los huesos y el café todavía circula por mis venas en lugar de mi sangre, calentándome desde la puntita de los dedos del pie hasta la orilla de las orejas, que asoman por fuera del gorro de lana con cara de oso que amablemente me prestó Cosa después de mi insistencia casi insoportable (gracias por ceder sin pegarme una patada voladora en la nuca antes, amiga). Una vez arriba, me siento en el último asiento individual libre, haciendo del boleto una simpática bolita casi perfecta.

Dos paradas más adelante se sube un personaje muy particular. Tiene la voz potente y articula cual locutor, porta un maletín cruzado a cuadros de tonos tierra, un sobretodo marrón de paño grueso, una boina beige, anteojos de abuelo, guantes a tono y zapatos que necesitan sustitutos. Su piel es de un tono café con leche, sus ojos están cansados pero su sonrisa de vendedor sigue intacta, con sus dientes un poco torcidos pero brillantes, muy brillantes, como si en cada viaje los lustrara. Con su mano derecha se sostiene del primer asiento individual y con la izquierda muestra una serie de elementos que promociona como regalos para el día de la madre. Nota mental: debo comprarle el regalo a la mía y a mi hermana porque ya le debo un par. Problema: no tengo dinero, excepto por unos billetes que me alcanzan para comprarle al extraño sujeto un set de pequeños pomos de cremas varias para mi madre y unos prendedores muy simpáticos para mi hermana.

Antes de bajarse del colectivo el particular y efectivo vendedor me entrega cinco tarjetas de distintos colores guiñándome un ojo cómplice, como si me conociera y supiera exactamente lo que necesito en este preciso momento. Paso a detallar lo que cada tarjeta describía:

  • •“librospopup.blogspot.com es el sitio ideal para aprender todo lo que necesitás saber sobre libros y folletería pop up. Ingeniería en papel en ejemplos prácticos, productos varios e información sobre cursos en Argentina. Actualización diaria, textos breves y muchísimas imágenes para deleitar la vista y despertar la creatividad a la hora de enfrentarse con una hoja de papel cualquiera”.
  • •“americansuburbx.comreúne a grandes fotógrafos de todo el mundo en entrevistas, reseñas y textos con la información fundamental sobre cada uno y sobre su obra, pero sobre todo un depósito inagotable de fotografías de todos los tiempos. Actualización constante. Dato a tener en cuenta: esta página requiere traducción, ya que originalmente se encuentra en inglés”.
  • •“misterpollomp3.com es la dirección a la que debés recurrir si querés una descarga diaria de música independiente mayormente en español, con reseñas de los discos, videos e imágenes de las bandas promocionadas periódicamente. España, Argentina y México son los países más citados, pero también podés encontrar bandas de otros lugares de latinoamérica y del resto del mundo, siempre desde el underground. Todas las joyas por descubrir en un solo click”.
  • •“fontspace.com te da la bienvenida a la galaxia de las tipografías de descarga gratuita. Ordenadas por género, por fecha de publicación o por popularidad, encontrás sí o sí la tipografía ideal para tu pieza gráfica. Velocidad, eficacia y actualización constante de la web para vos. Imperdible”.
  • •“librosgratisweb.com es el nombre de esta web que contiene los más variados títulos de la literatura nacional e internacional. Para los amantes de la lectura que tienen presupuestos ajustados y para encontrar algunos de los títulos que no encontrás en la librería de tu barrio o del centro”.

Inspecciono el dorso de las tarjetas con curiosidad, leyendo con detenimiento la descripción inscripta allí, volteo cada una para mirar nuevamente la dirección y deseo poder hacer click con el dedo para que cada sitio me aparezca en los cristales de los anteojos, pero aun no se hacen realidad las películas de ciencia ficción más optimistas y debo conformarme con esperar la llegada a casa para investigar mejor cada link. Por ahora sigo viaje hacia mis obligaciones, dejándote estos datos que me regaló generosa y misteriosamente este personaje de mitología urbana. Espero que los disfrutes, como seguramente haré yo cuando vuelva a la cálida y cómoda silla del rincón del vicio.

Por: Gabi Fonseca


Tags: