Por Cristián Lagiglia

ONDA VAGA & LAVANDA FULTON

junio 20, 2010  |  3 Comentarios

UNDERGROUND DISCO 18-06

Entrar al lugar y ver que no hay espacio físico para las ansias no hace más aumentar las expectativas y por un momento pensar que se está en algún antro de Seattle en pleno auge del grunge o algo por el estilo.

Lavanda Fulton hace una lectura perfecta de los ánimos y dan rienda suelta a su música introspectiva y lacerante. Milton Monsalvo hace gala con suficiencia del mote de Thom York vernáculo y todo lo que canta y toca y transmite queda cubierto por una melancolía incierta que lleva a mirarnos en el gran espejo interior. Gonza Nehuén Martínez en batería y loops y Marcelo Ojeda en bajo, piano y programaciones hacen las veces de capa protectora de una cantante que está en estado puro de belleza. Una banda que sería recomendable ver en otro ámbito y con los sentidos en stand by para que ellos te los alteren a gusto. Tienen con qué.

Veinte minutos después de los mendocinos las chicas ya no aguantan más y empiezan a poner clima de show. Grititos agudos y rápidas escapadas a la barra para esperar a que suban al escenario los guerrilleros del amor.

Los vagos salen al ruedo como si vinieran de comerse un asado entre amigos y esta sobremesa con trescientas personas sea lo más natural del mundo. Arranca la consabida Vaguiseñal y ahí nomás pegadita Ya que aún es inédita pero es de los primeros temas de la agrupación. Las dimensiones del lugar no ayudan y la gente tiene que elegir entre disfrutar la perfomance de los siete músicos en escena o soportar a veinte fotógrafos arriba del escenario tratando de capturar la imagen justa que los pueda envasar y petrificar para siempre. Tarea dificilísima ya que Onda Vaga es exactamente cualquier cosa, menos lo que te imaginás.

El plato principal es el repaso íntegro de Fuerte y caliente, el primer opus y mechar algunas canciones que ya vienen haciendo desde hace tiempo en vivo pero que todavía no saben si van a formar parte del segundo disco con título incierto aún. Así se tropiezan una tras otra Me pega fuerte (laburo vocal descomunal), Te quiero (el tema para las chicas), Parque (donde empiezan a intercambiar lugares e instrumentos) e Ir al baile para empezar a dar paso a Baila como una belleza nueva y encantadora que ya se aproxima a asomar su nariz en el nuevo disco. Desde acá en adelante todo fue celebración y alegría y pasan como reguero de pólvora ¿Como que no? (del Príncipe Pena), Rayada (versión superior), Va al Oeste (percusión en primer plano) y llega el protohit que todos estaban esperando y que corearon como si solo hubieran tocado ese tema. Mambeado es para Onda Vaga no solo su presentación en sociedad, también toda una declaración de principios y es lo que primero llega al corazón de la gente: “…canta a la luna y al sol, canta a la estrella que te acompañó cantale a tus amigos con el corazón…”.

Cuando llega el rito final, amenizado por los más variado ritmos caribeños y advirtiendo que no va a haber bises, los chicos se juntan en un abrazo y se retiran agradeciendo haber podido cantar en esta fiesta familiar. La familia desconcentra y se va impregnada de canciones chiquititas y una alegría que no se puede disimular, casi como si hubieran ido a un concierto de rock.

Galería de fotos

fotos: Luis Guiñazú Fader // @luchogf

Hoy, Domingo 20 Onda Vaga cierra Feria Indigna.