Por Luis Guiñazú Fader

Las historias prohibidas de Marta Veneranda

mayo 17, 2010  |  1 Comentario

Puntaje

4/5

Muy Bueno

Artista: Sonia Rivera-Valdés

Sello: Capital Intelectual

Manzanas: Rating

Los recuerdos se archivan. Vivimos continuidad pero recordamos fracciones. Lo que vivimos se puede confundir con lo que alguna vez nos contaron, pensamos, o hasta vimos en una película. En el pasado, la ficción juega un rol protagónico. La literatura en estos últimos años ha jugando con esto. Varios nombres con peso (Que voy a mencionar a menudo en estas notas) cómo Villa-Matas, Cercas o Magris, entre otros,  han escrito libros donde lo que fue real y lo que fue inventado viven en el mismo lugar, historias que podrían ser reales, que tal vez lo fueron, con nombres y personajes reales en actos jamás registrados, borrando completamente la línea que dividía géneros o a lo sumo creando uno nuevo.

“Las historias prohibidas de Marta Veneranda” empieza con una nota aclaratoria de Marta Veneranda, diciendo que las historias que cuenta son reales y que ha cambiado los nombres para proteger a los protagonistas, la autora del libro es Sonia Rivera-Valdés. Marta Veneranda es un alter ego, eso se entiende, pero por qué usarlo, por diversión tal vez o para crear un juego literario. Las historias pueden ser reales, pero no se presentan como crónicas, se presentan como anécdotas, y el libro es ganador del premio literario Casa de las Américas, un premio para la ficción.

A que voy con todo esto, que el libro, más allá de ser terriblemente entretenido y divertido, es vanguardista, es nuevo y es fresco. Los diferentes cuentos, todos de carácter sexual, donde los personajes son inmigrantes latinos en los Estados Unidos, se adentran en prejuicios y derrumban creencias, y lo hacen con una calidad literaria contemporánea y accesible que nos acerca a los protagonistas, lejos del estilo barroco e impenetrable al que nos tienen acostumbrados los autores clásicos cubanos. Las tramas  nos invitan a la reflexión sin pontificar, tratan temas tabúes sin escandalizar y hablan abiertamente de erotismo sin ser vulgares. Un libro balanceado por donde se lo mire.

Por Toto //  http://www.filosofiamomento.com.ar/