Por Cristián Lagiglia

Skay Beilinson – ¿Dónde Vas? (2010)

abril 15, 2010  |  3 Comentarios

Puntaje

3/5

Bueno

Artista: Skay Beilinson y los seguidores de la diosa kali

Sello: Urbe Orbe

Manzanas: Rating

Sorpresa es la primera palabra que se atraviesa cuando llega a las manos ¿Dónde Vas?, cuarto disco de Skay Beilinson y su banda Los Seguidores de la Diosa Kali. Sorpresa porque el packaging es un delirio urdido por el gran Rockanbole y donde destila arte por los cuatro costados. Un reloj de arena (¡de verdad!), el disco envuelto en tela y el librito interno hecho a mano, hacen de este disco una inusual manifestación de arte con una concepción visual inédita.

En cuanto a lo musical, Luna en Fez nos lleva de viaje en sus acordes por Marruecos tamizados por una letra hundida en efectos vocales que ya son una constante en el guitarrista. Pero el disco arranca en el segundo tema, En el camino, con un riff machacante onda The Clash y Skay diciendo “mi buena estrella guía no me abandonará, nada tengo que perder, nada tengo que ganar” para dar paso a Aves migratorias casi en el mismo plan sonoro ; Los Redondos cibertecnorocks vuelven a sonar en Territorio caníbal en una fotografía lírica pavorosa ; “esta vuelta puede ser la sortija para vos…vuelve la rueda a girar, todo empieza otra vez” y el sonido y la letra son circulares y revisitan lugares como en un deja vú en La rueda de las vanidades con un solo de viola que voltea ; blues rastrero y áspero en Tarde de lluvia,  que nos trae de vuelta del viaje por el mundo directo al Docke; Lejos de casa es pura línea de bajo atolondrada y veloz y el disco recién descansa cuando aparecen las guitarras acústicas en ese blues western bellísimo que es La pared rojo lacre para terminar desembocando en el spacerock de Aplausos en el cosmos.

Un disco que a la larga va a marcar el sentido de la carrera de Skay, tan lleno de matices y adentrándose en nuevas aguas dentro de su Mar de los Sargazos. Skay deja en claro que sabe hacia dónde va y ese camino lo acerca hacia Patricio Rey y lo aleja cada vez más de los Redonditos de Ricota.